Menú

Las Flores de nuestro Jardín | Los gladiolos: la amistad y la compañía.

por
Míriam
Avatar
4 Ene, 2017

Estas son palabras de nuestro Jardín, un lugar al que cada lunes acudo junto a los abuelos de la Residencia de la Cruz Roja en nuestra práctica de Yoga, para volver a conectar con ese lugar dentro de nosotros, que nos conecta con el ciclo de la vida, con la Existencia y que nos ayuda a recordar que en nuestro interior siempre hay Luz y un lugar al que acudir. Antes de comenzar con nuestra práctica, dedicamos unas palabras a la Inspiración del día. En “Las flores de nuestro jardín”, cada flor que elegimos sembrar en nosotros nos inspiran una cualidad, un sentimiento, una emoción o un pensamiento de amor, de paz y de calma que en estos artículos vamos a compartir con todos vosotros.

Introducción

Cuando entro en la Residencia y compartes palabras y experiencias con los abuelos y las abuelas, muchas veces encuentro que algunos siguen recordando y rememorando los momentos pasados y echan en falta la presencia familiar.

Nada puede sustituir nuestra vida y nuestros seres queridos, sin embargo, las circunstancias de la vida nos lleva a encontrarnos en lugares y momentos diferentes. Ayudar a encontrar a los abuelos la compañía tan necesaria para sentirnos bien y felices es muy importante para su bienestar emocional.

Valorar lo que tenemos en este instante y apreciarlo, puede ayudarles a crear la sensación de pertenencia y, sobre todo, a combatir la soledad gracias a la ayuda de todos.

En esta sesión, hablamos sobre la amistad y la compañía, para enseñarles a mirar hacia su lado y encontrar a alguien en quien apoyarse, en quien confiar e incluso a quien querer.

Gladiolos: la amistad y la compañía

Hoy vamos a hablar de la compañía y de la amistad. En nuestro jardín, los gladiolos son el símbolo de la compañía y de la amistad.

En América hay un dicho que dice “los amigos son la forma que tiene Dios de pedir disculpas por nuestra familia”, pues ellos son los que van a completar esos vacíos que, a veces, nos encontramos en la vida.

Uno de esos vacíos se refiere a la soledad. Hay dos tipos de soledad: la que uno disfruta y la que uno no elige. La primera es saludable, pues te ayuda a conectar contigo mismo; la segunda es un pozo oscuro en el que te asomas y puedes caer.

Hay personas que se adentran en ese pozo oscuro sin pararse un momento a mirar a su alrededor y darse cuenta de que, en realidad, no están solas.

Mira a tu alrededor, ¿puedes verlo? Estás aquí, con nosotros. En realidad, siempre hay alguien a tu lado… ¿Por qué es que nos sentimos solos? Puede ser por muchas cosas. A veces es porque cerramos nuestro corazón, otras veces porque exigimos que los demás sean como nosotros queremos, otras porque anhelamos la presencia de alguien que ya no está…

Sin embargo, no estás solo, es solo una sensación que te has creado. Tú mismo te has adentrado en el pozo sin darte cuenta de que alrededor de ti hay muchas personas dispuestas a tenderte su mano.

La compañía es la sensación cálida de alguien que simplemente está ahí, junto a ti, compartiendo tus momentos u tu vida. La amistad es esa semilla que a veces brota de la compañía y florece, llenándola de belleza, de cariño y de amor.

Tomad vuestras manos, mirad a los ojos con respeto, con amistad, y sentid que no dejamos caer a nuestra compañía en el pozo ni que esas personas que agarran nuestra mano tampoco nos dejarán caer a nosotros.

Gladiolos