Menú

Inspiraciones

por
Míriam
7 Jul, 2017

La Inspiración llega a veces como una gran ola, y otras veces va naciendo como una hermosa flor. Cada vez que nos adentramos en nuestra esterilla, y vamos a tomar contacto con esa corriente que es el Yoga, todo nuestro ser debe encontrar una vía, una motivación que nos ayude a integrar el cuerpo, la mente, el corazón y el espíritu para darle un sentido a cada acción, cada técnica, cada pensamiento. La inspiración es como esa luz al final del oscuro túnel que nos ayuda a conectar en todos los aspectos del ser. Estas son algunas fuentes inspirativas de nuestras clases.

En cada pensamiento, palabra, experiencia; en cada ser vivo, en cada cosa, en cada fenómeno; en cada rincón del vasto universo exterior e interior, brota incesante la fuente de la Inspiración.

Yoga significa Unión, y esa Unión significa que cada parte contiene el Todo: un hermoso tapiz de pequeños universos que manifiestan dentro de sí el inconmensurable Uno. Es por ello que podemos encontrar en cada aspecto de la vida a esa maestra que nos enseña e instruye para alcanzar la experiencia de unidad consciente.

Muchas son las fuentes de inspiración que cada día me ayudan a elaborar clases integradoras y con un profundo sentido en el que poder indagar. Una palabra escuchada en algún momento concreto, una imagen que pasa a través de nuestros ojos, una conversación reveladora, un texto que lea… son algunas de las principales fuentes inspirativas que tomo para poder ofrecer no solo una serie de técnicas aprendidas en algún momento, sino para darle un sentido a todo lo que intento enseñar y transmitir.

Desde la propia Naturaleza que nos rodea, en cuya observación podemos comprender de qué manera somos parte integrada de este hermoso tapiz que es la existencia, y cómo todo lo que en ella se manifiesta también se refleja en nosotros, conociendo así a través del macrocosmos, nuestro porpio microcosmos; hasta los sagrados textos de la humanidad, las distintas corrientes filosóficas y de pensamiento que nos han servido para cultivarnos y para encontrar una herramienta, guía o camino que nos enseñe a navegar por nuestro mundo interior.

Pero también son las pequeñas cosas del día a día las que me sirven de inspiración para poder transmitir el vasto conocimiento que hemos ido heredando y descubriendo a lo largo de todo el tiempo. Una palabra, una duda, una imagen, un aroma, una música que despiertan algo y que dan el sentido que busco para cada una de las enseñanzas que transmitimos en nuestras clases.