Menú

VOCABULARIO DE YOGA 👉 APRENDE los nombres de las posturas en Sánscrito

por
Míriam
Avatar
14 Abr, 2019

Una de las cosas que te habrán llamado la atención en tu práctica de yoga es el empleo de un vocabulario de yoga –raro – y particular: Desde los conceptos que se trabajan, hasta el nombre de las posturas (asanas) de yoga suelen ser pronunciados en sánscrito. Aunque parezca complicado al principio, aprender los nombres de las asanas de yoga puede facilitarte muchísimo tu experiencia en la práctica de yoga y, además, sentir que a través del lenguaje también estamos conectados.

Así pues, este es el primero de una serie de artículos en los que voy a ofrecerte un diccionario de yoga, para que puedas enriquecer tu práctica de yoga, o bien tu enseñanza de yoga, puesto que disponer de soltura en nuestro lenguaje, nos empodera y, sobre todo, nos sitúa como esos grandes profesionales que somos, o a lo que aspiramos a ser.

Lista de vídeos para aprender las palabras principales del yoga

Tu RESPONSABILIDAD como profesor es CONOCER los nombres de las asanas

Aprender palabras yoga, glosario yoga,

Últimamente se habla mucho del empoderamiento profesional del profesor de yoga (valga la redundancia), y realmente, para muchos de nosotros que nos dedicamos a la enseñanza, esto es una necesidad, puesto que son muchas horas de trabajo, muchas formaciones, muchas prácticas y mucha inversión económica ( ̶sí̶,̶ ̶m̶u̶c̶h̶a̶s̶ ̶v̶e̶c̶e̶s̶ ̶n̶o̶s̶ ̶d̶e̶j̶a̶m̶o̶s̶ ̶u̶n̶ ̶r̶i̶ñ̶ó̶n̶ ̶y̶ ̶p̶a̶r̶t̶e̶ ̶d̶e̶l̶ ̶o̶t̶r̶o̶ ̶e̶n̶ ̶f̶o̶r̶m̶a̶r̶n̶o̶s̶ ̶p̶a̶r̶a̶ ̶o̶f̶r̶e̶c̶e̶r̶ ̶e̶n̶s̶e̶ñ̶a̶n̶z̶a̶ ̶d̶e̶ ̶c̶a̶l̶i̶d̶a̶d̶ …) es lo que hay detrás. Sin embargo, este empoderamiento también exige un compromiso. Del mismo modo que exigimos a otros profesionales que se desenvuelvan correctamente en su ámbito, y nos chocaría, por ejemplo, que un fisioterapeuta llamara a los omóplatos “las paletillas”, nosotros también debemos comprometernos con nuestra profesión, adquiriendo un vocabulario de yoga conciso y correcto para desenvolvernos en nuestra práctica.

UNA VENTAJA: La universalidad de los términos de yoga

Sin duda, uno de los motivos de más peso para aprender el vocabulario de yoga es su universalidad. El nombre de la gran mayoría de posturas de yoga es el mismo en España que en Indonesia, Brasil, Australia… (o al menos debería de ser). Así, si por ejemplo asistes a una clase donde tu idioma no se habla, podrías perfectamente integrarte en ella a través de los nombres de las posturas. Si, además, conoces algo más los términos filosóficos y místicos del yoga, entonces seguramente tu experiencia esté mucho más rica y esté conectada con la práctica. Este simple hecho puede ser ya motivo suficiente para decidirte a conocer las palabras que se emplean en una clase de yoga, seas profesor o alumno.

Y es que, si utilizamos los términos adecuados en la práctica de yoga, los transmitimos y compartimos con los demás, estaremos, además, empoderando a nuestros alumnos para que puedan experimentar el yoga de una forma más profunda y con mayor comprensión. Y aunque puede ser muy atractivo –y, sobre todo, muuuucho más fácil – conocer las posturas de yoga con los nombres en español, en realidad, es el sánscrito el idioma que ha de preponderar.

Como alumno, también puedes beneficiarte de conocer los términos en sánscrito, puesto que eso te permitirá primero disfrutar de una práctica más profunda, al no verte en la necesidad de tener que estar pendiente de las instrucciones para llegar a la postura, y, en caso de que quieras practicar otro estilo, incluso en otro idioma, podrás integrarte en la misma.

… Y, además, el sánscrito es sagrado

Pero, además, una de las cualidades que se le atribuye al sánscrito es que cada sonido tiene una vibración concreta que conecta con la divinidad. Así, cada letra, cada palabra, cada sonido o fonema que forman parte del vocabulario de yoga, tienen una vibración espiritual. Y aunque en este post vamos a ceñirnos al aprendizaje del vocabulario, es necesario hacer referencia a ello, puesto que confiere de un mayor sentido la necesidad de emplear los términos en sánscrito

¿Por qué ESE nombre para una postura de Yoga y no OTRO?

Como irás comprobando a medida que aprendas las diferentes palabras, muchas de ellas hacen referencias a diferentes elementos de la vida y de nosotros mismos: desde partes del cuerpo, hasta posturas con nombres de objetos, animales, emociones, sabios, etc. Algunas reciben su nombre por su forma semejante, otras, sin embargo, por las sensaciones que transmiten. En cualquier caso, saber el nombre de la postura de yoga enriquece tu experiencia ya que una de las funciones que tienen las diferentes posturas de yoga es que consigamos experimentar por un momento esa realidad que estamos intentando manifestar a través de nuestra práctica, pues, como bien apunta la mística del yoga, somos y hemos sido todas las realidades manifiestas en esta Existencia.

¡CUIDADO! El problema de las traducciones y los cambios de nombres

Una de las cosas que solemos hacer es traducir las posturas al idioma que utilizamos, porque de esa manera es más fácil que los alumnos recuerden a qué nos estamos refiriendo. Pero esta práctica ha derivado en que, en demasiadas ocasiones, se ha perdido el conocimiento del nombre original. Y es que la traducción es un poco complicada, puesto que el sánscrito tiene una estructura un tanto diferente a la de nuestro idioma y, muchas veces, resulta muy complicado realizar una traducción literal de la postura.

Por ejemplo, tenemos Supta Padângusthâsana, Supta significa tumbado; Pada, pie; angustha, dedo gordo del pie y âsana, postura. Así que literalmente sería: “La postura del dedo gordo del pie tumbado”, sin embargo, esta traducción no es suficiente. Porque, ¿y qué quiere decir eso? Imagina que es la primera vez que practicas la postura, ¿el dedo gordo del pie? ¿Y qué pasa con el dedo gordo? ¿Qué tengo que hacer? Así pues, esto deriva en que tenemos que empezar a modificar nuestras traducciones para que la persona se haga una imagen un poco más clara de qué se le pide.

Y como resultado de esta práctica, nos encontramos que cada persona empieza a tomar de su cosecha determinadas traducciones. Por ejemplo, me he encontrado en diferentes clases donde a Paschimottânasana, que significa “Postura intensa del Oeste” la han llamado “pinza” o “libro”, nombres que puede inducir a la confusión y que estudiantes de otros estilos se desorienten, cuando al emplear su término original, estamos integrando a cualquier persona, facilitando su práctica y mejorando su experiencia a través de un correcto vocabulario de yoga.

¿Cómo he ORGANIZADO las palabras que vamos a aprender?

A mí me gusta mucho sistematizar las cosas para hacerlas más fáciles y accesibles. Cuando me dediqué a buscar palabras, me encontré más bien con un batiburrillo de términos e ideas y era realmente cansado tener que ordenar. Así que yo te facilito esta labor (y muy agusto) para que puedas aprender según conjuntos determinados.

Para una mejor comprensión de las palabras y del vocabulario de yoga, las he dividido en varios grupos, de cada cual podrás ver el vídeo correspondiente. Los grupos que he formado son estos:

  • Palabras de dirección: en este grupo todas aquellas palabras que se refieren a una dirección en concreto, o bien a una posición determinada de nuestro cuerpo en el espacio.
  • Palabras de acción: en este grupo he incluido aquellas palabras que se refieren al resultado de una acción, por ejemplo, prasarita, “extendido”.
  • Palabras sobre el cuerpo humano: Muchas posturas contienen el nombre de diferentes partes del cuerpo humano.
  • Números: Otras emplean números, normalmente referidas al número de miembros que están en acción.
  • Aves: Las posturas con nombre de aves son muy comunes, normalmente suelen ser aquellas en la que nuestros omóplatos tienen una gran preponderancia en la posición, así como muchos de los equilibrios sobre los brazos.
  • Insectos, anfibios: entre estos nombres encontramos diferentes tipos de posturas que suelen inferir semejanza entre la forma de la postura y el animal en sí.
  • Naturaleza: elementos de la naturaleza que a través de nuestra práctica vamos infiriendo, asumiendo su forma a través de nuestro cuerpo.
  • Animales mamíferos: El camello, el caballo, la vaca o el perro son algunos de ellos. Asemejamos su pose con nuestro cuerpo, pero también inferimos a través de nuestra postura las características psíquicas del animal.
  • Objetos: EN este grupo he incluido todos aquellos objetos que se han tomado como referencia en la práctica de yoga, y que forman parte de nuestro entorno o nuestra vida cotidiana. Desde formas, como el triángulo, hasta, por ejemplo, un sillón, como paryankasana
  • Dioses y sabios: en este listado de palabras, encontrarás aquellas que se refieren a los dioses y los sabios de la mística de la India, y que suelen ser posturas, en muchas ocasiones bastante exigentes.
  • Otros: en este grupo he incluido aquellas palabras que no tenían una ubicación concreta.

La base del vocabulario es el de Iyengar, porque…

La fuente principal que he tomado para hablar de los términos sánscritos ha sido Luz sobre el Yoga, de B.K.S. Iyengar. Al ser uno de los estilos que más han influido en occidente, del cual han derivado tantos otros (como el Anusara Yoga), he considerado oportuno que sirviera de base fundamental para el nombre de las posturas; no obstante, existen muchas otras que en Iyengar no aparecen, por lo que he ido tomando también términos de otras obras, que he considerado que se ciñen al nombre de la postura en sánscrito.

Aquí he de hacer un inciso respecto a los nombres de las posturas en sánscrito, y es que, aunque existen posturas que, por lo general, su nombre es común a la mayoría de los estilos; existen otros en los que puede haber variaciones respecto al nombre. Así, de una escuela a otra, las posturas se nombran de manera diferente, y no deja de ser sánscrito. Emplear este vocabulario no sería incorrecto, por supuesto, ya que estamos dentro de la misma lengua; sin embargo, por razones de practicidad (el estilo de Iyengar es el que más difusión ha tenido), vuelvo a acudir a esta obra.






Así pues, podrás ir conociendo el vocabulario de yoga que se emplea en una práctica de secuencias de yoga, para que tu propia práctica se convierta en algo fluido y agradable y, además, puedas conocer en qué elementos se han ido inspirando los diferentes yoguis y yoguinis para ir creando las distintas posturas de yoga.